Conoce el universo musical del colectivo artístico colombiano Porto Solo

| ,

Leo Rodríguez es el encargado de darle vida a Porto Solo, un proyecto sonoro que nació en Barranquilla en 2010 cuando el músico conoció al guitarrista Jhoy Suárez. Los dos, con visiones y gustos distantes, encajaron a partir de la diferencia y su conexión hizo que este sueño musical empezara a tomar forma. Por esos días compartían música y fusionaban sus primeras creaciones, sin embargo, las canciones quedaron en el aire, pues Leo tuvo que dejar Colombia. Pero el sueño no clausuró y, en medio de un periodo de depresión, Rodríguez hizo maquetas de los temas creados con Jhoy y los grabó de manera profesional con el productor y arreglista samario Virgilio Rodríguez. Porto Solo nació con ayuda de los músicos de El Otro Grupo y su esposa Lauren Mareschal.

Porto Solo es el país de Leo Rodríguez, un lugar para él y sus amigos en el que las identidades se mezclan y en el que no importa realmente de dónde vienen porque todos pertenecen a este lugar.

«Quería un nombre cuasi-genérico. Un nombre que sonara como cualquier isla/pueblo/playa en América Latina. Un lugar que al leerse suene romántico/cliché, como algo que existe; sin pretensiones, sin un gran significado detrás. Aunque encontrar un cliché sonoro que no existe, no fue nada fácil. Todo fue una pelea entre casualidad y resiliencia», comenta.

La intención de su propuesta musical es transmitir ideas, historias y sensaciones a través de sus creaciones sonoras y literarias. Sus canciones abarcan temas diferentes, casi siempre anécdotas o diálogos desde la perspectiva de un individuo atrapado en circunstancias particulares. Puede ser el oyente, puede ser cualquier extraño con quien se conversa por azar.

«Considero que el arte es definido por el espectador. Si la música significa algo específico para alguien, se transforma en eso», agrega.

‘Broken Man Blues’ es su más reciente lanzamiento. Es una corta disertación sobre la depresión y el suicidio. Es una conversación de despedida ficticia. El sonido de la canción intenta contrarrestar la oscuridad de la letra. Al escucharla se recuerdan esas malas situaciones en las que sólo queda oír música bonita, aunque el espíritu se esté quebrando en pedazos. Es una contradicción entre melodías ‘alegres/soleadas’ y palabras sobrias.

«Intento ‘normalizar’ un dialogo sobre ciertos ‘problemas psicológicos’ que aún son tabú. Desde mi salida de Colombia, he encontrado más personas con problemas de depresión, bipolaridad e historiales de intentos de suicidio y auto-mutilación, y me molesta que les cueste hablar de eso; como si estuvieran avergonzados de lidiar con condiciones tan serias. Escribí la canción mucho antes y desde una perspectiva más personal, pero la veo como una forma de ‘dar ejemplo'».

‘Broken Man Blues’ está acompañada de un videoclip que no está ligado a la canción sino a Porto Solo como país. Describe más el lugar y el rol de Leo en él. Aunque conserva elementos de ese proceso cuasi-narcisista de tomar el control de la vida para sabotearla por nuestra cuenta: El halo; los cigarrillos; las armas de fuego.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.